Yo voté a Kodos

¿Pero por qué tenemos que construir un rayo láser dirigido contra un planeta del que ni hemos oído hablar?

Eso es lo que se pregunta Marge cuando es azotada por los soldados del nuevo presidente recién elegido, a lo que Homer contesta, librándose de toda culpa y responsabilidad, con una genial frase: “A mi no me mires, yo voté a Kodos”

 

Resulta que dos extraterrestres, Kang y Kodos, han llegado, cómo no, a Estados Unidos, y han suplantado a los dos candidatos del partido republicano y del partido demócrata. Al ser descubiertos por la gente se presenta la extraña situación: las elecciones van a tener lugar, y Kang y Kodos son los únicos candidatos de los dos partidos principales. “Sí. Somos extraterrestres y eso ya no nos lo quita nadie, pero el sistema es bipartidista y deben votar a uno de nosotros” dice Kang.

Una persona del público, que renuncia a creer que está todo perdido, dice: “yo votaré al tercer partido”, y los extraterrestres, riéndose como dos auténticos candidatos del partido demócrata y republicano contestan: “Adelante, tire su voto a la basura”.

kodos31

Finalmente las elecciones tienen lugar, y la sociedad, antes que decantarse por algún otro partido minoritario (encabezado por candidatos humanos), prefieren seguir fieles a la tradición y votan entre los dos partidos principales (aunque estén comandados por extraterrestres).

Aquí es donde se da la irónica situación y la sutil crítica por parte de los guionistas, que nos presentan a un electorado estúpido y poco racional, que vota a dos monstruos verdes antes que votar a otros partidos, únicamente por el inexplicable temor a cambiar la tradición política.

En este sentido es un reflejo de la sociedad actual (el capítulo se emitió en 1998). En pleno S.XXI la sociedad sigue agarrada al bipartidismo, y recela de apostar por nuevos partidos que puedan aportar diferentes puntos de vista. Con este electorado y con estos candidatos la regeneración política está lejos de realizarse.

RELACIONADO CON: ¡Voten a Ralph!

Antes de terminar el episodio, tiene lugar la escena que da título a esta entrada. Una vez han elegido a uno de los dos candidatos (ha sido Kang el ganador de las elecciones), resulta que el nuevo presidente es una especie de dictador tirano, que obliga a la gente a trabajar esclavizados y bajo continuos latigazos.

Esta situación de abuso de la fuerza por parte de las autoridades  mantiene a la población dividida: por un lado los que se quejan del sistema establecido, como Marge, que se cuestiona lo que ocurre, y por otro lado la población que prefiere no quejarse y aguantar, excusándose en que ellos no tienen la culpa de nada, que no es su responsabilidad y que no les pesa la conciencia porque “votaron a Kodos”.

Referencias:

CAPÍTULO: Casa-árbol del Terror VII (Temporada 8)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s